Arte y Ciencia

Diferenciación entre las artes y las ciencias

fibonacciPor lo general, resulta habitual establecer una clara diferenciación entre las artes y las ciencias, que se presentan a priori como dos ámbitos o disciplinas casi antagónicas. Las pretensiones y objetivos de una y otra poco tienen que ver; mientras las artes se centran en explicar el mundo sin ataduras y sin certezas, las ciencias disponen de menos margen de maniobra a la hora ofrecer sus resultados.

Sin embargo, estos ámbitos tan opuestos podrían tener su nexo común en la magia, como manifestación ancestral de apropiarse de la realidad. La ciencia se desarrolló como premisa cognitiva que aboga por la observación, el escrutinio, la hipótesis, el planteamiento, la explicación y la intervención en principio una hipotesis. La realidad se presenta como un todo objetivo que permanece ajeno a los anhelos y apetencias de cada ser humano, lo cual nos lleva al último punto, las artes.

Las artes se desenvuelven en un marco de mayor libertad; las personas van tejiendo la realidad a través de interpretaciones, de emociones, de sensibilidades, de pensamientos, de creencias, de actitudes. La subjetividad y el carácter relativo que se le da al entorno en el que se disputa la vida constituyen el afán del arte.

Sin embargo, estos polos aparentemente opuestos también pueden manifestar la querencia a la interrelación y a la convivencia. En la era contemporánea, arte y ciencia no son más que dos disciplinas que pretenden sumar cada una su aportación al campo general de pensamiento y a la reconstrucción de los conceptos de vida y de mundo.
El arte moderno ya empezó a nutrirse de elementos e ideas estrictamente científicas. Detrás de artes como la arquitectura, la pintura o la escultura se esconde una amplísima teoría científica que marca las bases de un campo de trabajo en el que moverse; el dibujo técnico o las perspectivas a la hora de crear son coordenadas propias de la ciencia y del arte al mismo tiempo. También la poesía, el teatro o la novela existen, por lo general, en función de un armazón o estructura matemática que marca el ritmo del discurso.